Etiquetas

, , ,

De tanto en tanto ese curioso matrimonio de conveniencia constituido por los medios de comunicación y el mundo de la publicidad logra atraer nuestra atención con algún numerito grotesco. Un caso muy sonado fue el divorcio que protagonizaron La Razón y sus queridas prostitutas allá por 2009. En aquel momento el medio español (grupo Planeta) adquiría los derechos de distribución de L´Osservatore Romano, periódico del Vaticano que se adjuntaría como suplemento dominical a nuestro diario; pero resultó que el paquete incluía un llamativo obsequio: la cabrona conciencia cristiana. Porque solo entonces los lectores dejaron de contar entre sus líneas las varias decenas de miles de euros mensuales que recaudaba en anuncios de contactos sexuales. Eso sí, los escrúpulos morales tienen sus límites y los negocios son los negocios, el grupo no dejó de publicar la revista Playboy.

1-992-Extra_Mujeres-Portada_OKOtro ejemplo llamativo es el que nos ofrecía El País Semanal el 30 de noviembre de 2014 con un monográfico titulado “Mujeres”. Así planteaba la cosa: «“El País Semanal” reflexiona sobre las inquietudes, retos y debates en torno a la igualdad en el siglo XXI». En el número, interesante y de cuidada elaboración, se ponderaban los progresos sociales que ha conseguido la mujer y se recordaba lo mucho que queda por hacer. Se incluían entrevistas que iban de gente como Sofía Vergara a Cristina Fernández de Kirchner, de Shakira a Ada Colau; artículos de Emma Bonino y Michelle Bachelet; breves semblanzas de blogueras, activistas, artistas; retazos biográficos de niñas y mujeres machacadas por la injusticia en países subdesarrollados. Y entre todo ello, feminismo, mucho feminismo, por supuesto, y mucha reivindicación de la igualdad. Todo pero que muy bonito. Y de pronto, como que no quiere la cosa, me encuentro a una guapa Milla Jovovich paseándose ausente por sus páginas, indiferente a estos asuntos. Solo presta su imagen a una campaña de publicidad. Resulta que entre tanto feminismo combativo, entre tanta lucha por la igualdad, entre tanta parafernalia de ética y de justicia nos encontramos atravesado nada menos que a El Corte Inglés. Tiene guasa la cosa. Pero una guasa de cojones –y avalada con sentencias judiciales–. Así es la historia: tras una larga carrera dando palos a sus empleadas, en 2007 la empresa y el Instituto de la Mujer elaboraron un informe en el que ponían número –nada de nombres, nada de caras, nada de vida– a las desigualdades: de un total de 60´65% mujeres y 39´35% hombres, solo un 4´4% de ellas ocupaban puestos de niveles intermedios frente al 9´94% del total de hombres. Y la cosa arde al llegar a los puestos de mando y jefaturas intermedias: 2´42% de mujeres frente a 20´31% de hombres. A partir del informe se elabora un Plan de Igualdad a llevar a cabo en cinco años (toda empresa de más de 250 trabajadores está obligada a ello). Y se nota que estaban deseando aplicarlo ya que fueron a muerte con el asunto: en enero de 2013 la Audiencia Nacional, tras demanda de CCOO y UGT, falla en contra de El Corte Inglés (y en contra de FASGA y de FETICO, sindicatos mayoritarios de la empresa, algo así como los sindicatos verticales pero en plan doméstico) y le obliga a corregir los injustificados desequilibrios de las retribuciones entre hombres y mujeres (si son listos habrán bajado el sueldo a los hombres) y a homogeneizar la vestimenta de los mandos independientemente del sexo. Pero no queda ahí la cosa. En mayo de 2014 el Tribunal Supremo ratifica una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León que daba la razón a seis valientes empleadas de la empresa, las cuales habían denunciado discriminación por razón de género. Y es que se ve que El Corte Inglés estima en exceso a sus empleadas (estima a título lucrativo, se entiende), y entre unos y otros ya no se conforman con vendernos la moto sino que, en este trío que se han montado, a la mujer la empujan a jugar el papel de la moto: hecha para vender y para ser montada. Una guasa de cojones.

Visto el panorama, se comprende que la empresa sea una de las que más invierten en publicidad, hay que contrarrestar la sórdida realidad con ropa estilosa y chicas bonitas. Y de paso mantener contento al pregonero. Nunca se sabe cuándo habrá que pedirle que cierre la boca.

Todo un numerito.

 

Sentencia de la Audiencia Nacional del 15 ENERO de 2013. Incumplimiento parcial del PLAN de IGUALDAD de EL CORTE INGLÉS (pdf)

En esta página se pueden seguir las andanzas de la empresa: https://elcutreingles.wordpress.com/

Anuncios